¡Bienvenidos a La Vanguardia del Ocaso! Centro de reunión de diversos personajes dentro de Azeroth. ¡Toma asiento, sírvete un trago y cuéntanos tu historia!
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 I'haac FieryHand

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ishaac



Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 16/05/2016

MensajeTema: I'haac FieryHand   Sáb Jun 04, 2016 9:19 pm

La reunion...

Los cristales que estaban bien dispuestos en la habitación para que siempre esté iluminado el escritorio de investigación desprendían una luz azulada. Estos dejaban mantener concentrado al elfo en sus rituales horas de lectura. Lecturas de investigación sobre magia y objetos mágicos que podrían estar perdidos con el paso del tiempo.
El leve movimiento de una de las hojas que estaba en el escritorio alertó al elfo de una presencia junto a él en la habitación. Se puso erguido. Y solo había un persona que podría estar junto a él en la actualidad.
-Veo que te animaste a entrar a mi casa, haz venido con ganas de morir traidor? - dijo el elfo en el escritorio.
-Sabes que si fuera ese mi motivo, ya estarías muerto. Deje la ventana abierta para que no te asustes y quieras matarme - le contestó el desconocido.
-Jajaja no soy el mismo que conociste, tu traición y la de los otros me ha abierto los ojos. Este mundo está condenado si dejamos a ustedes al control. Pero porque estas aqui. No eres bienvenido desde que traicionaste a tu familia. - le respondió el elfo.
-Dale ahora te quedas callado, ya se que eres tu I’haac, eres el único de mi sangre que está vivo, claro luego de que te la llevaste a ella. Y dime hermano qué te trae por aquí? - preguntó el elfo en el escritorio.
El elfo I’haac, sabía de las balizas de seguridad mágicas que hace muchos años puso su hermano, solo los hermanos podrían pasarlas.
-Estoy aquí para informarte que aunque me desprecies, estoy para ayudarte, para redimir mis errores, redimirme las cosas que hice para el Príncipe. - argumento I’haac.
Desde donde estaba vio como su hermano, aun sentado se tensaba.
-Eres increíble, no puedo creer que digas eso, tienes muchos pecados más que perdonar que solo esos, y sabes a qué me refiero, te la llevaste, la abandonaste y ahora no está mas con nosotros, ella confiaba en ti, más que nadie y ahora por tu culpa estoy solo. - le respondió el elfo.
La mente de I’haac retrocedió a un tiempo atrás, antes de seguir al Príncipe Kael'thas Caminante del Sol, hacia el mundo conocido como Terrallende.
-Estas loca S’hay, como puedes querer ir, debemos permanecer los tres juntos. - le reprochaba I’haac.
-Nuestra ciudad está en ruinas, la fuente del sol destruida, debemos pelear por nuestro pueblo, debemos apoyar al legítimo Rey y seguirlo. Es el único capacitado para ayudarnos. - le contestó la elfa.
-Todas esas ideas locas que te a metido ese tonto novio tuyo. Vas a abandonarnos? - siguió atacando I’haac.
-Ya soy mayor, tome la decisión y acompañare a los elfos que marchen, junto al príncipe, acompáñame hermano, le dire a Mar’kus que venga con nosotros, los tres juntos como le prometimos a nuestra madre. - le respondió S’hay
Estas palabras revolvieron los pensamientos de I’haac, sabía que la cruzada de Kael'thas no llevaría a su gente a buen puerto,el siempre cuidaría de ella, era su hermana, era su melliza, el lazo que los ataba era más fuerte que nada, si él pensaba que ella estaría más segura juntos, este la iba a acompañar, aunque dejara a su hermano solo protegiéndolo de esta decisión.
-Te acompañare, iremos juntos, pero deja de lado a nuestro hermano, yo iré para cuidarte como se lo prometimos a nuestra madre, pero también proteger a Mar’kus haciendo que no nos siga, ojala no me equivoque. - dijo I’haac a su hermana.
Esta asintió conforme, sabiendo que un hermano de ella la seguiría.
-La decisión que tomé, fue lo mejor para nuestro pueblo y para ti. Perder a S’hay no lo esperaba, jure que la iba a proteger y le falle. Pero estoy aca para estar a tu lado y ayudarte. Por favor dejame ser parte de tu vida - rogó I’haac.
El silencio envolvió toda la habitación. Mar’kus sentado giró la silla y se puso de frente a la puerta donde la figura oscura de su hermano se encontraba.
-Acercate quiero verte hermano - ordenó con voz segura Mar’kus.
I’haac avanzó dos pasos y salió de las sombras para pararse frente a su hermano para que los inspeccione. El otro hermano sentado observo al hermano que lo dejó hace unos años. Sacando todos los detalles de vestimenta y alguna nueva cicatriz, veía a aquel elfo con que tanto se divertía con su hermana. Pero los años lo habían endurecido, una pequeña barba y sus ojos esmeralda eran los que más sobresalen.
-Me cuesta confiar en ti, me haz hecho mucho daño. Pero eres mi hermano. - hablaba Mar’kus mientras se volvio a girar, dando la espalda a su hermano y abriendo un cajón de su escritorio.
-Vas a tener que ganarte mi confianza nuevamente. En una de mis ultimas exploraciones encontre esto.- Saco del cajón un objeto y al pararse abrió la mano y I’haac vio un relicario. - Este relicario lo encontré en una excavación antigua, tiene un gemelo y sirven como comunicadores, tómalo.- I’haac calladamente lo tomo y seguia observando. -Cuando necesite algo espero que puedas acudir. Y si me necesitas ahí estaré. Pero ante todo espero que tus acciones si sean por el beneficio de nuestro pueblo y no sigas a otro loco.- eran las palabras de Mar’kus. Cuando I’haac iba a decir algo lo volvió a interrumpir. -Ahora vete, tengo mucho que pensar. Larga vida hermano.-
I’haac se dio cuenta que la conversación ya estaba terminada y no quiso extenderla más. Se giro y retiro de la habitación.
-Te prometo que estaré para ti, que mi acciones no serán egoístas y que haré pagar a todos los seguidores de príncipe loco.- fueron las palabras que le quiso decir a su hermano y se repitieron en su mente de I’haac.


Última edición por Ishaac el Dom Jun 05, 2016 1:03 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ishaac



Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 16/05/2016

MensajeTema: Re: I'haac FieryHand   Dom Jun 05, 2016 12:59 am

Recuerdos….

Unas horas después, I’haac se encontraba sentado en una posada, no una cualquiera sino una oculta dentro de las mismas entrañas de Lunargenta, donde elfos de las clases menos respetadas o los que necesitaba pasar desapercibido se reunían. Aunque luego de la batalla junto a la Ofensiva del Sol Devastado frente a la tiranía de Kael’thas había concluido y él había colaborado, no se sentia comodo para caminar con la cabeza erguida sobre la ciudad, prefería pasar desapercibido y usar el nombre que había adoptado luego de perder a S’hay.
- Cómo te llamas cariño?,Que te puedo ofrecer?- Le preguntó una moza que se acercó a su mesa en un rincón del establecimiento.
- Si tienes hidromiel, traeme una jarra y quiero estar a solas.- respondió I’haac, sacando de uno de sus bolsillos unas monedas de plata y dándoselas a la joven elfa. Ella junto las monedas y se retiró. - Y me llamo BloodyDagger- la elfa lo escucho y sonrío, luego se retiró.
Descansando y bebiendo de la jarra, el joven elfo pensaba su charla con su hermano, haberlo visto de esos años, le trajo recuerdos de su infancia juntos. Al principio fueron ellos cuatro, su Madre, S’hay, Mar’kus y él. Vivieron mucho tiempo en Fondeadero Vela del Sol, viajaron junto a su Madre en la embarcaciones de la familia FieryHand, en esa época no sabían que era la casa de su padre. Tiempo después cuando él se presentó formalmente como su padre, les contó la historia de ellos. El padre era el hijo de un comerciante, el negocio familiar era recuperar objetos de sumo valor para otras familias de alto poder en Lunargenta, desde armas de antaño hasta enciclopedias perdidas o que pertenecían a otras personas. Su madre era una de las especialistas en localización y si era necesario “recuperacion”, y el padre se encargaba de la diplomacia o negociaciones si se ameritaba el precio. Con la frecuencia de esos viajes, ellos llegaron a tener intimidad, a sabiendas de que el padre tenia una relacion ya planeada con una joven de otra casa, armada por los padres de ambas. Cuando ella se enteró que estaba embarazada de S’hay y él, a sabiendas del carácter del Sr. FieryHand, le comunicó la noticia y que ella no esperaba nada de su familia, pero el Sr. sabía que ella era un alto recurso muy valioso, así que la trasladó como emisaria a Dalaran, en la cual tenía muchos clientes que necesitaban de los servicios de la casa FieryHand de comercialización y donde podria criar a sus hijos, lejos de Lunargenta. Unos años después se volvieron a encontrar por casualidades del destino, un viaje frustrado llevo a al padre a necesitar ayuda en Dalaran y se volvieron haber, ahí fue cuando se enteró de sus hijos mellizos y luego nacería el menor de la familia, Mar’kus. Ella le pidió que por nada del mundo se meta en su vida, ni en la de sus hijos.
Esa epoca de su infancia fue bella, eran risas, aventuras, viajes los cuatro solos.Su Madre los llevaba a todas sus encomiendas, les enseñaba el arte que era su profesion, I’haac siempre fue el mas predispuesto en aprender todo, ella los llevaba aunque jamas los puso en peligro. Hasta que las cosas malas tomaron foco en ellos. Estaban en Aguja de la Estrella del Alba, mientras su madre, estaba realizando unos trabajos de busqueda de algun objeto, los tres hermanos estaban jugando en los alrededores, cuando escuchan a unos guardias -Me informaron que el equipo de buscada de los FieryHand fue capturado por un grupo de Trolls, ya deben estar muertos- al escuchar esas palabras el miedo recorrió la piel de los hermanos, I’haac miró a sus hermanos y vio sus ojos celeste lagrimar. Con voz calmada y baja les susurro -Tranquilos, nosotros iremos por nuestra madre, yo puedo encontrarla- los hermanos asintieron al escuchar las palabras de I’haac. Los hermanos decidieron en ir en búsqueda de su madre, siguieron el rastro hasta un conjunto de chozas troll, que luego descubrieron que se llamaba Zeb’Sora. I’haac les encomendó a sus hermanos que lo esperen mientras él iba en busca de su madre -Quedense aqui, esperenme que iré en busca de nuestra madre, si escuchan gritos corran corran como si de eso dependiera su vida-, al entrar a una de las chozas, encontro el cadaver de unos de los compañeros de su madre, y atada sobre un tronco con la cabeza gacha estaba ella, estaba mal herida, tenía cortes en su brazo y su rostro. Recordo que tuvo que sacudirla para que recobre el conocimiento le costó unos minutos, al aflojar las cuerdas, ella lo abrazo -Pero que haces aqui, te dije que cuides de tus hermanos mientras me ausentaba, eres cabeza dura …. como yo- dura pero con una sonrisa fueron las palabras que le dijo a su hijo. Al momento de salir de la choza, se encontraron rodeados de trolls con sus lanzas, I’haac se dio cuenta de su error, pensó que era más inteligente, los trolls lo dejaron llegar hasta su madre, para capturarlos a los dos. Un troll enorme se lanzó con su lanza hacia su madre, lucharon, pero ella estaba mal herida y el troll sacó una daga y se la clavó en el estómago. I’haac entró en furia y se lanzó sobre la bestia para clamar venganza sobre su madre. Pero el troll lanzó su mano y lo agarró, sujetando desde su cara, lo levantó unos centímetros del suelo, lo agarra tan fuerte que le deja una cicatriz sobre su ojo izquierdo al cerrar su mano y él esperaba irse junto a su madre, cuando escuchó gritos y el Troll lo dejó caer en el suelo. Al levantarse percibió que los troll iban cayendo uno a uno, y los vio, un equipo de Forestales, los Errantes estaban masacrando a las bestias que habían matado a su madre, él se acercó a su madre caída, todavía estaba viva, ella en su último aliento,- Estoy orgullosa de joven que te estas convirtiendo te encargo que protejas a tus hermanos y siempre estes a su lado, te quiero, los tres son mi tesoro mas preciado- y luego cerró los ojos y se dejó ir.
-Lo siento, te falle Madre- susurró I’haac.
Metió su mano buscando el relicario que le dio su hermano, al sacarlo lo dio vuelta y percibió que tenía tallado el escudo de los FieryHand, lo tocó con su dedos y recordó la primera vez que lo vio.
Estaban los tres hermanos junto a una sra elfa, junto a una puerta. Al abrirse aparece un elfo adulto, se presentó como el Sr de la casa FieryHand, lo acompañamos hasta su estudio, ahí nos dijo que nos sentamos, él acercó una silla y se sentó frente a nosotros.
-Muchachos, lamento mucho lo de su madre, yo la queria muchisimo, la conocí hace muchos años atrás, por decisión de ella, no puede formar parte de su vida, lo que quiero decirles es que yo soy su padre- La verdad fue una sorpresa, pero más que nada una cierta felicidad, de que no íbamos a estar solos. Ahí fue cuando nos contó de cómo se conocieron y las decisiones que tomaron. Nos contó que él tenía una esposa y un hijo, que nos iba a dar nuestro apellido, que íbamos a tener todos los privilegios de ser un miembro de la familia FieryHand.
Jamás pudimos quejarnos de la esposa e hijo de su padre, siempre los trataron con respeto y amabilidad, pero jamás pudieron reemplazar al amor de su madre.
Con los años cada hermano fue buscando su vocación, el menor Mar’kus dio tremendas aptitudes para la magia, algo que llenó de prestigio a su padre, y S’hay al igual que Sabbatius eligieron el camino de la luz, en cambio I’haac era el más parecido a su madre, por eso se dedicó a viajar con su padre y luego decidió empezar el entrenamiento para unirse a los forestales de Quel’thalas.
Una vez terminado su bebida, I’haac le hizo una señal a la moza, para que se acerque.
-Que necesita caballero, otra bebida?- le preguntó la elfa.
-No, gracias, me preguntaba ah que hora terminas aquí, quieres ir a pasar la noche conmigo?- se lo dijo con una sonrisa.
La señorita lo dudo, entonces I’haac sacó unas monedas de oro de su bolsillo y las dejó sobre la mesa.
La expresión de la muchacha cambio, se acercó sobre la mesa y ser arqueo apoyándose sobre ella.
-Dentro de una hora te espero en una habitación arriba- le respondió la muchacha con una sensual sonrisa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
I'haac FieryHand
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Vanguardia del Ocaso :: Utilidades Rol :: Historias-
Cambiar a: