¡Bienvenidos a La Vanguardia del Ocaso! Centro de reunión de diversos personajes dentro de Azeroth. ¡Toma asiento, sírvete un trago y cuéntanos tu historia!
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Un Grito en el Viento

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Maguencho

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 16/05/2016

MensajeTema: Un Grito en el Viento   Lun Mayo 16, 2016 3:29 am

Capítulo 1
Tormentos del Pasado

     Las malas noticias vuelan rápido, un olor nostálgico y melancólico para muchos invadía los aires del gran Ogrimmar, la tensión de una nueva guerra se sentía en los valientes guerreros de la Horda; el enemigo no era el mismo, un terror en común une nuevamente a las facciones de Azeroth... El caos encarnado, el desastre en persona azota nuevamente los pilares de la vida, la Legion Ardiente vuelve.

En el Hogar de los Gritoferoz el ánimo tampoco era el mismo desde que Larka llegó con la carta del Jefe de Guerra Vol´jin, convocando a toda la elite de la Horda a una asamblea extraordinaria que se llevaría a cabo en las puertas de la capital orca, Ogrimmar. Vol´jin fué simple y claro, los demonios de la Legión volvian a asolar las Tierras de Azeroth.

La familia de Guerreros ya habían enfrentado grandes desafíos y para el pequeño Trumko ésto no era nada más que una nueva experiencia.
- ¿Por qué todos se encuentran tan serios, Padre? - dijo el pequeño en su afán por aclarar las dudas de su mente.
Trumo lo llevó al patio mientras su compañera, Larka, arreglaba unas cosas en el hogar, ya afuera le dijo.
- Verás, hijo mío, éste enemigo dejó muy marcada la historia de nuesto pueblo, La Legión Ardiente es mucho más fuerte que la Plaga que enfrentamos juntos en Rasganorte.
- Pero nosotros somos fuertes! Junto a mamá nada nos detendrá - Gritó entusiasmado el pequeño.
- Amo tu convicción, Trumko y ten por seguro que nos enfrentaremos a los demonios con Sangre y Honor.

Dicho esto, el pequeño sonrió y comenzó a demostrarle a su padre cómo se enfrentaría a las fuerzas demoníacas, en ese mismo instante de la puerta que da al patio trasero se escuchó una risa familiar para los orcos.

- ¿Te pica el tra´hero, shico?

El pequeño y el orco se voltearon para ver una silueta de un Troll detrás de Larka.

- Ja´chiz! - Gritaron ambos, cuál de los dos más emocionado por la llegada del troll.

En un segundo el pequeño ya había saltado sobre el recién llegado mientras Larka y Trumo se abrazaron para contemplar cómo Ja´chiz y Trumko parecían luchar, el primero golpeaba al pequeño con sus comillos y el orco jalaba de las orejas al otro.

- ¿Qué te trae a nuestro hogar, viejo amigo? - dijo Larka interrumpiendo el momento de "ternura".
- Tenemo´ que hablar colega´ - Respondió el troll dejando a Trumko en el piso.

Acto seguido los cuatro entraron a la casa, mientras la brisa del Mare Magnum recorría las calles de Ogrimmar y de fondo se escuchaban los martillos de los herreros golpeando el acero dando a luz las armas que harían frente a los demonios de la Legión Ardiente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maguencho

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 16/05/2016

MensajeTema: Re: Un Grito en el Viento   Vie Mayo 27, 2016 10:02 pm

Capitulo 2
Los Gritoferoz

Ya en la modesta casa, Ja'chiz se dispuso a hablar, sin importar la presencia de la pequeña criatura, Trumko.
- La' agua' de la' cozta'  ehtan retrozediendo, y el horizonte, a lo lejo' en el ehte, se diviza un fulgor verde muy fuerte ...

Trumo y Larka prestaban mucha atención al narrado del trol; por otro lado Trumko, jugaba distraido con Garras, la Raptor que siempre acompañó a Ja'chiz, en el antejardín de la casa.

Larka dijo - ¿Qué planeas hacer, viejo amigo? tantos años compartiendo contigo, se leer tu mirada y tu forma de comportarte ...
Ja'chiz suspiró y añadió - Oí de un grupo de avanzada Goblin, que aparehieron una' ihla' que no ehtaban en lo' mapa', lo' viejoh dizen que zon La' ihla' abruta' y que dehde ahí proviene la enerfía demoníaca que azota nuehtra' tierra'.
- Las Islas Abruptas ... ahí nos conocimos viejo trol, tu lugar de origen, no? - Añadió Trumo.
Ja'chiz asintio moviendo la cabeza lentamente con una fascie que preocupó a los orcos.
- No me digas que estás planeando ir ... - replicó Larka
El Trol repitió nuevamente la acción, seguido de eso dijo - Planeo adentrarme en el gran mar mañana por la mañana, así nadie podrá ...
Trumo intervino elevando la voz - No te atrevas a ir sólo, Lanzanegra, es muy imprudente, insensato y arriesgado de tu parte!. - Fué tan fuerte que el pequeño Trumko entró algo asustado a la casa a contemplar el diálogo de los mayores.
Larka, para calmar un poco los ánimos, le entregó la carta de convocatoria a las armas del Jefe de Guerra.
- Iremos todos ... Los Gritoferoz fueron convocados a la batalla, desembarcaremos juntos esas tierras olvidadas y eso te incluye a ti, trol egoista - sonrió Larka, para dar más tranquilidad.

Trumko quien miraba, cada vez más cerca la escena, ansioso corrió a su padre y gritó:
- Todos?! ... ¿supongo que eso me incluye, no?
- Dime hijo, ¿cuando te hemos apartado de nuestro pequeño Clan? - añadió Trumo.
- Siii! - exclamó la criatura, saltando de los brazos de su padre y mostrando los dientes. - ¿Y, tio Ja´chiz vendrá con nosotros?.
Trumo miró al Trol a los ojos - Pues claro hijo mio, Ja'chiz es de la familia, es parte de nosotros, el es uno más de los Gritoferoz.
Ja'chiz simplemente respondió con un saludo trol y una sonrisa, una sonrisa que marcara el inicio de un nuevo futuro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maguencho

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 16/05/2016

MensajeTema: Re: Un Grito en el Viento   Sáb Jul 02, 2016 2:48 am

Capitulo 3
Amigos Enigmáticos

Ya pasaron varias lunas en la imponente capital de la Horda, y cada vez la afluencia de guerreros, valientes y primerizos aumentaba considerablemente por las calles de Ogrimmar, las fieles tropas de Sylvanas, los orgullosos Elfos de Sangre de Lunargenta, los imponentes Tauren liderados por el jóven Baine, los astutos góblins y sus locas "creaciones" y cómo olvidar a los misteriosos Trols Lanza Negra, se apoderaban poco a poco de las Puertas de la ciudad orca; prácticamente hasta Cerrotajo se preparaban las Fuerzas de la Horda.
Lo que hace un tiempo era tierra árida, algo de vegetación y uno que otro jabaespín, hoy era una masa de gente y campamentos, donde las diferencias de antaño se dejaban de lado y todos se unían bajo un mismo estandarte y objetivo.
- Padre! mira todos esos guerreros!- Exclamaba el pequeño Trumko, más inquieto que nunca ante la presencia de renombrados campeones y, cómo olvidar, a los líderes y estrategas de todas las razas que pertenecen a la Horda.
- Trumo, es hora de darle la noticia.- dijo Larka sosteniendo una sonrisa; al mismo tiempo que el conjurado orco asentía cómplice a los dichos de su compañera de vida mientras miraba al horizonte, parecía buscar algo entre la masa de gente.
Trumko, al oír las palabras de su madre, no hizo más que emocionarse e inquietarse más aún.
- Ahí viene tu sorpresa.- indicó Trumo al Trol que se acercaba campante.
- Tío Ja'chiz?- dijo algo decepcionado. - Pensé que sería algo más.
El Trol río al ver la expresión del pequeño e hizo un gesto con su cabeza para que el crío mirara hacia atrás.
El pequeño volteó y se topó de frente con unos ojos verdes muy pálidos y una piel blanca como las nubes.
- Vaya ... estás muy grande, enanito.- Dijo la Elfa de sangre, en ese instante, una voz notoriamente desgastada se escuchó.
- Viejo Gritoferóz! - Exclamó un no-muerto vestido en telas. - y ...No! El pequeño Trumko?!
Trumko volteó confundido y muy asombrado, no sabía qué hacer y cómo reaccionar; Mucho menos cuando unas enormes manos lo tomaron y lo elevaron varios metros del suelo.
- Por la Madre Tierra, mira esos colmillos.- dijo la Tauren con voz armoniosa.
El crío orco, sonrió avergonzado al ver que tenía la atención de todos los presentes.
- Dejen al chico, se desmayará si le quitan todo el aire. - agregó otra voz grave y a la vez simpática, seguido de hálito alcohólico.
Trumko, quien ya estaba nuevamente en tierra, volteó y miró a un pandaren vestido en tonos verdes y notoriamente panzón.
Todos se miraron y se largaron a reir, todos menos Trumko quien nada entendía.
Larka alzó la voz y dijo. - Hijo mío, verás... tu padre es muy sociable, ellos son nuestros grandes amigos, a algunos los conocemos hace muy poco, pero hay un fuerte vínculo que nos une.
Trumo, uniéndose a las palabras de su señora. - Exacto, ahora en el camino a la casa, tendrán tiempo para conocerse y presentarse, te darás cuenta, hijo, qué todos y cada uno de ellos son únicos, brillantes y muy simpáticos ... bueno no todos. - dijo mirando entre risas a la elfa pálida.
- Muy gracioso, Trumo. - dijo la Elfa sarcástica pero sonriendo.
- Bueno, bueno! Yo comenzaré - añadió el Pandaren.
Trumko yacía con el cuello hacia el cielo admirando a quienes se transformarían en sus modelos, amigos, compañeros de armas y familia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Un Grito en el Viento   

Volver arriba Ir abajo
 
Un Grito en el Viento
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Donde el viento cambia de dirección
» [Prólogo] Grito ahogado
» [Prólogo] Contra viento y marea.
» Colores en el viento [Wataru y Jeannie]
» Viento Salvaje

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Vanguardia del Ocaso :: Utilidades Rol :: Historias-
Cambiar a: