¡Bienvenidos a La Vanguardia del Ocaso! Centro de reunión de diversos personajes dentro de Azeroth. ¡Toma asiento, sírvete un trago y cuéntanos tu historia!
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Jaimer Matars: El último Matars

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
jaimermatars

avatar

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 16/05/2016

MensajeTema: Jaimer Matars: El último Matars   Jue Ago 11, 2016 8:39 pm

Caitulo 1
Dos mundos, una Familia

Nuestra historia comienza con el único hijo de Geralt Matars, por lo menos de sangre. Leonard Matars fue un gran guardia real de Lordaeron, alguien de honor y valor, aveces le encargaban viajes hacia las fronteras de Lordaeron con el reino de Quel`thalas donde se encontraba con su ama, una alta elfa y no cualquier alta elfa, ella era una forestal del reino de los elfos en el norte, se estarán preguntando ¿Que hace un humano con una alta elfa? ¿como es posible si el amor entre dos razas esta mal visto?, la historia de ello es simple y a la vez no tanto, solo se tiene que decir que su amor era prohibido tanto por su trabajo o por lo mal visto que era en ese tiempo.
[Historia de Leonard Matars aparte]

Aun así ellos durante 4 años llevaron su relación, hasta que un día ella quedo embarazada de el, no sabían que harían realmente, pues un hijo se significaba deshonra para las dos razas, en el caso de Leonard le quitarían su titulo de noble por consecuencia de ese niño, a Lilyan la sacarían de las forestales y su familia la expulsaría por ello, un medio elfo mancharía el apellido familiar. ¿Que debían hacer? ¿Tener el niño y alejarse de lo que fue su vida por tanto? ¿o perderle y regresar a como era antes?.

Por suerte para el hijo naciente, ellos dos eligieron salir de todo eso, le importaba mas la vida de su hijo a seguir con esa vida, claro que ellos dos jamas dejaron de entrenar, perdieron casi todo, si no fuera por Geralt quien les dio suficiente oro para tener unas tierras al este de Lordaeron, hubiese perdido todo. Hicieron su vida juntos a los bosque del reino, no tan lejos de la capital pero lo suficiente para vivir en paz y cómodamente.

Al año siguiente nació el pequeño, Jaimer, el bebe presentaba las características de las dos razas, sus ojos salieron cafés, tenían unas orejas mas largas que la de los humanos pero no tanto como de un elfo, uno de los primeros medio elfos en esa época, ya que existían otros casos de medio elfos pero eran muy pocos, ademas nadie hablaba de ellos muy bien. Cinco años mas tarde el joven jaimer había crecido sano y fuerte, aprendió en casa junto a su madre la cual sabia mucho pues ella tenia 160 años de edad, joven para los elfos tal vez pero para un humano eso era mas de lo que podrían vivir, aprendió las dos lenguas, el thalassiano y la lengua común, claro que varias veces le era difícil a su padre entenderlo, pues se confundía y comenzaba hablar en elfico.

En su niñes le encantaba recorre los bosque con su madre y escuchar historias de su padre, vivió una vida tranquila aun que observaba que sus padres siempre luchaban entre ellos, pero para el no era por algo malo, al contrario era algo bueno verlos asi. Sus padres jamas dejaron de entrenar y digamos que su relación aun que muy cariñosa tenia ciertos momentos torpes, por ejemplo al entrenar siempre luchaban en serio, alguno de los dos salia herido pero eso les mantenía bien, la sensación de la batalla y el calor de la misma era reconfortantes para los dos.

Algunas veces su abuelo le visitaba, portaba una gran espada y un tabardo viejo de "Anceloth", su abuelo a pesar de que tenia una idea muy mala de los elfos quería a el pequeño, después de todo era su nieto, siempre cuando el llegaba Jaimer sacaba una espada de madera, un tanto astillada pero aun así amaba esa espada pues se la regalaron sus padres, tenia unas cuantas marcas en thalassiano que en lengua común se significaban valor.

Leonard y Geralt se sorprendía con lo rápido que crecía, a la edad de 8 años parecía un joven de 11, pero es bien sabido que los elfos crecen mas rápido que otras razas y aun que es un medio elfo a su madre no le sorprendía su tamaño, sabia que crecería algo rápido, por lo menos le alegraba que saco rasgos elficos en ese sentido pues Jaimer se parecía mas a un humano si no fuera por las orejas, pues su cuerpo aun que aun era un niño ya marcaba la diferencia entre un humano y un elfo.

Paso un tiempo y la vida del joven seguía tranquila, nada había ocurrido hasta ese punto, pues sus padres nunca lo dejaron salir mas allá de sus tierras y el bosque. Como mencione antes los medio elfos no era bien vistos por nadie, era como un sacrilegio por así decirlo, ellos temían que le hicieran algo el pequeño. Aun así como toda alma curiosa el joven observaba el bosque y los caminos que llevaban mas allá de sus tierras, de donde su abuelo llegaba y se retiraba, sabia bien que estaba pueblos y el reino de Lordaeron pero no sabia con certeza por que no le dejaban acercarse. Un día decidió averiguar que había cosas nuevas podría encontrar. Se escondió entre el carruaje de su abuelo, su abuelo aun que algo viejo ya, siempre supo que el estaba en en carruaje, le quería dar una lección o mas bien una enseñanza. Pasaron las horas en el carruaje y el observaba los grandes bosques de Lordaeron, tenia una rara sensación en el, era cómodo ver mas del mundo, pero el jamas había desobedecido a sus padres.

Tomo una decisión, se quedo en el carruaje, quería acabar con su intriga a costa de desobedecer a sus padres. Pasaron treinta minutos y se podía ver el poblado, el carruaje se detuvo en la entrada y Geralt bajo de el, se ajusto sus guantes de cuero y dijo con una voz seria.
- Jaimer ¿Por que desobedeciste a tus padres? -
Cuando escucho esto perdió el equilibrio y se dio un porrazo contra el suelo, luego se levanto y camino hasta donde su abuelo apenado, con una voz tímida y asustada contesto.
- S-solo quería poder ver mas del mundo que solo mis tierras, abuelo... -
Geralt lo miro con una mirada apacible, luego suspiro y le extendió su mano, luego dijo.
-Puedes venir conmigo, pero solo sera por esta vez, no quiero que desobedezcas a tus padres Jaimer, tu debes ser alguien de honor -
El joven avanzo hacia su abuelo y le tomo la mano, afligido por desobedecerle a sus padres, aun así el miro a su abuelo mientas se dirigían al pueblo, pregunto con una voz afligida.
- ¿Por que me permites quedarme contigo? -
Su abuelo lo observo con sensatez, acto seguido pone su mano sombre el hombre del joven y contesto a la pregunta.
- Te dejo venir conmigo por que quiero que aprendas a diferenciar -
Se arrodilla ante el y le mueve el pelo.
- Debes saber cuando vale la pena, desobedecer y cuando no, eso hará de ti alguien sabio Jaimer. Ahora dime ¿Aun quieres venir conmigo o deseas ver mas? -
Al escuchar esto se quedo en silencio total el joven, aun que era joven y no podía comprender muchos problemas, entendía lo que su abuelo le decía, la curiosidad o la prudencia ¿cual de esas dos opciones era la correcta en ese momento? ¿que pasaría si escogía erróneamente? entonces dijo con seguridad tras reflexionar.
- Regresare a casa abuelo... -
Al decir esto le suelta la mano a su abuelo y se da la vuelta hacia el camino que regresa hacia su hogar. Geralt observo lo que ocurrió ante sus ojos, se sentía orgulloso del joven, salio de "aventuras" al escapar de casa pero igual supo cuando era el momento de regresar, tomo la decisión correcta. Paso mucho tiempo para que un evento así regresara a suceder

Al cumplir 14 años tenia el cuerpo de un adolescente de 16, aun que su mentalidad había crecido bastante, puesto que su madre y padre le habían enseñado mucho en su hogar, uno pensaría ¿como es que alguien que fue criado en casa a aprendido tanto? la respuesta es simple en este caso, su madre pertenecía a una familia de magos en Silvermoon, aun que ella nunca pudo dominar la magia como tal, le gustaba leer cuando era mas joven y antes de reclutarse con la guardia de los forestales, no fue una erudita como sus hermanos pero tenia mas conocimientos que cualquier profesor humano, por otro lado su padre había estudiado en las escuelas de Lordaeron. Geralt quería que su hijo sepa leer y escribir, algo que en su niñez nadie le dio.

Jaimer al poco tiempo se transformo en alguien educado y de buenos valores por sus padres, aun que a esa edad y con ese físico sus padres decidieron comenzar a entrarle, pues los orcos y los trol seguían siendo una amenaza temible para esa época, uno jamas sabría cuando le podría ser de utilidad una buena habilidad en combate, pero siempre era buena tenerla. así de este como comenzaría la historia del joven, quien se convertiría no solo en un gran guerrero y astuto por cierto, si no que seria un gran amigo y compañero, pero como todos portaría un peso sobre sus hombros, una promesa y titulo con el cual seria conocido como "El ultimo Matars" por varios años...

Continuara...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
jaimermatars

avatar

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 16/05/2016

MensajeTema: Re: Jaimer Matars: El último Matars   Jue Ago 18, 2016 7:49 pm

Capitulo 2
El comienzo de un Guerrero

El entrenamiento de un guerrero es agotador, pues ellos deben ser mucho mejores que un simple guardia o soldado, deben ser maestros de armas y blandir las con mucha destreza, ese era el entrenamiento regular para cada aventurero que deseaba tener un nombre recordado por los lugares que visito. Pero el entrenamiento que recibiría Jaimer era variado ya que su madre era una forestal, aunque su padre era un soldado sabia bastante sobre el manejo de espadas gracias a Geralt.

Comenzó con tres días a la semana, eran seguidos para no perder el ritmo pero como era un simple iniciado no le exigían mas. Un día y medio entrenaba con su padre y luego con su madre, el entrenamiento con su padre era agotador en sus brazos, pues este consistía en portar armas variadas cada semana, aun que la verdad las primeras semanas el verdadero desafió de el, fue poder empuñarla, claro que lo pudo lograr pues jamas cedió ante ella, quería que su padre este orgulloso de el, a la vez se inspiraba en las historias de su abuelo, de valor y coraje, de aventureros que luchaban con temibles dragones , el quería ser como aquellos valientes, quienes a pesar de la adversidad encaraba al miedo. Cuando domino las armas que su padre le entregaba cada semana comenzó otra fase de su adiestramiento, usarlas en combate.

Por otro lado con su madre, terminaba muy agitado, pues ella le llevaba a los bosques de su tierra, donde la mayor parte de su entrenamiento le hacia correr por el bosque, superando los obstáculos, de esa forma comenzó a crear agilidad, cada día se demoraba menos en completar el entrenamiento, pasaron semanas antes de que logre dominar el entrenamiento por completo, pero el lo disfrutaba. Su madre al ver que había dominado ya el recorrido, reflexiono un poco, su hijo tenia aspecto de elfo, lo que mas resaltaba eran sus orejas, pero la pregunta era ¿Escuchaba tan bien como uno de ellos? ¿o solo tiene el mismo sentido auditivo que un humano?, es lo que quería saber. Tomo a su hijo y le dijo.
- Hijo mio, hoy pasaras a otro nivel de tu entrenamiento-
Señala el bosque y luego se voltea así regresando la mirada a su hijo.
- Quiero que me encuentres en el bosque -
Al decir esto rápidamente el la mira y pregunta con intriga en su voz.
- ¿Cual es la diferencia esta vez madre?
Ella dice algo seria mientras lo mira, luego le toca sus orejas.
- Quiero que me encuentres usando tu oído -
Se toca los oídos el mismo y regresa a preguntar algo preocupado.
- ¿Mis oídos? pero fuiste una forestal, según mi padre es casi imposible que se dejen ver -
Entonces ella dice con tranquilidad, aun que sus ultimas palabras alza la voz un poco.
- Nosotros podíamos saber donde estaba nuestros compañeros, los sonidos son difíciles de ocultar, tu eres un medio-elfo, deberías lograr encontrarme -
El dudo un poco, jamas había entrenado sus oídos, seria algo completamente nuevo para el, se sentía presionado por ello, era algo que le tomaría mucho, se preguntaba así mismo ¿como es que la encontraría? ¿si fallaba la decepcionara?, como saberlo, no quería preguntar, se quedo en silencio, aun de todos modos lo intentaría, el de igual forma quería saber hasta donde podría llegar, conocer sus limites es algo que todo guerrero debe saber. Los primero entrenamiento jamas la pudo encontrar, se sentía muy perdido al final, cada vez las preguntas llegaba ¿Acaso solo soy un humano? ¿decepcione a mi madre?, se quedaba sentado en un tronco caído con una mirada perdida y el rostro afligido. Lilyan al ver que su hijo no podría lograrlo bajaba con cuidado del árbol y se acercaba a su hijo, se sentaba junto a el con una sonrisa, le apretaba las ojeras y le daba consejos, Jaimer amaba mucho a su madre, al fallar en los días que estaba con ella, siempre le animaba a seguir, que no se diera por vencido, ella sabia que podría tener los sentidos que un elfo, los dias pasaban y cada dia lograba avanzar mas con ella, pasaron dos meses, hasta que por fin la logro encontrar, ese dia fue muy especial para el, una sensación de alegría lo invadió, se sentía completo por lograr su cometido.

Tan solo se necesito seis meses para que pueda ser un diestro espadachín con su espada, ya era hora de poner a prueba todo el entrenamiento que había recibido hasta el momento de parte de el y Lilyan. Se le entrego una espada larga y de acero para el combate, Leonard uso una armadura simple, unas cuantas placas y mallas en su cuerpo, se hizo con su antiguo escudo de la guardia real de Lordaeron y una espada corta, por otro lado, Jaimer como no tenían suficiente fuerza para usar las placas de una armadura normal, solo uso una armadura de cuero y malla, en los momentos que se preparaba en su hogar un gran sentimiento creció en el, estaba entusiasmado por tener un verdadero combate luego de tanto, pero no se sentía muy seguro al luchar con su padre, se preguntaba así mismo, ¿Que pasara si lo lastimo? ¿lograre vencerlo? ¿si pierdo decepcionare a mis padres?, el entusiasmo paso a ser un gran miedo, no quería decepcionarlos, todo el tiempo que entrenaron hubiese sido inútil, en ese momento tan desesperado recordó una de las historias de que su abuelo le contaba cuando pequeño, el cual lo relato así;

"El joven se acerco al enano moribundo, el temor lo dominaba por completo, la bestia la cual yacía en la cueva era una verdadera calamidad, le era imposible no temblar ante los rugidos que escuchaba, aun así se acerco al pequeño ser y se arrodillo ante el, ¿Sabes que le dijo el enano al joven?, primero le entrego su hacha y con sus ultimas palabras le pidió que salvase a sus hermanos ¿Que crees que hizo el joven? estaba muerto de miedo, tomo le hacha pero la tiro enseguida por sus temblorosas manos, pero algo apareció dentro de el, el ultimo acto del enano provoco que el valor y el coraje nacieran en ese mismo instante en el, recogió el hacha de enano, aun temblando decidió enfrentarse a la bestia ¿Que paso al final? logro vencer a la bestia con ayuda de los enanos que aun luchaban contra ella, supero sus miedos para salvar a desconocidos, por eso pequeño, aun que sientas temor o horror ante algo, jamas le des la espalda, debe ir y enfrentarlo"

Jaimer en ese momento reflexiono, se dijo así mismo que esto seria una gran prueba, no debía retroceder, aun que le de temor debía ser como aquel joven de la historia, tenia que ser como su abuelo, en ese momento el miedo lo abandono un levemente, pero recordó que su abuelo aun no había llegado, eso lo desanimo por unos minutos, quería enseñarle a el y a su familia lo que aprendió, de igual manera quería demostrarse a si mismo que seria un gran guerrero.

Geralt no había visitado a su hijo y nieto hace una semana atrás, pues el los visitaba cada fin de semana, se preguntaran ¿Donde estaba el? ¿Por que no había asistido al primer combate de su nieto?, Geralt había emprendido un viaje a las gélidas tierras de Rasganorte junto a "Anceloth", el mismo le dijo a su hijo que regresaría un día antes del combate, pero hasta el momento no se sabia nada de el.

Mientras que Jaimer se preparaba y a la vez intentaba hacer tiempo para que su abuelo llegase a tiempo, Leonard y Lilyan charlaban en el campo, se podía notar lo orgulloso que estaba de su hijo, había aprendido cada entrenamiento que ellos les dieron y aun que aun le faltaba mucho mas, si seguía por ese camino, terminaría siendo mas que un simple guerrero, si no un maestro de armas. En su charla igualmente se preguntaban la ausencia de Geralt, el jamas se hubiese perdido ese evento. Leonard estaba angustiado por el retraso de su padre y Lilyan tenia una mirada en el norte, ella de igual manera se sentía afligida por la ausencia de Geratl, se preguntaran ¿por que era tan apreciado Geratl?, era un hombre simple, no era un genio ni un sabio, pero tenia experiencia y un gran corazón. Lilyan le tenia un aprecio por que el la defendió de sus hermanos, quienes la deseaban golpear por ensuciar su apellido, aun que viejo, no dudo en interponerse, desde entonces le tomo un gran cariño a Geralt.

El sol se comenzaba a ocultar, Leonard y Lilyan suspiraron juntos y decidieron que debía comenzar el combate, entonces el grito con fuerza para llamar a su hijo y de tal forma comenzar. Al escuchar el grito, se miro los guantes de cuero y suspiro, sabia que su abuelo se perdería el combate, pero decidió seguir puesto sus padres estaban afuera esperándole y eso le animo, al salir al campo donde seria el combate diviso a su madre con su armadura de forestal y su padre la de un soldado de Lordaeron, embozo una sonrisa y de la duda con el temor fuero disminuyendo lentamente al igual que la amargura de saber que su abuelo no estaría presente, se acerco con la cabeza levanta y observo a su padre, dijo con seguridad y valor para enfrentarse a el.
- Estoy listo, padre -
El lo miro y asintió, acto seguido camino unos metros para estar en posición y comenzar el duelo, Lilyan observo a jaimer y hablo en thalassiano con una voz apacible.
- Hijo mío, a la hora de combatir no le temas a tu adversario, no importa que sea tu padre, jamas debes demostrar un debilidad por que la usaran en tu contra -
Sonríe y luego pronuncia con mas dulzura ante su hijo.
- Ten valor hijo mío -
Luego de decir esto, el campo se quedo en un silencio, solo el viento y ruidos de aves se escuchaban en el lugar, la tranquilidad antes de la tormenta le dicen algunos, pero jamas dura para siempre tal tranquilidad, Lilyan da un grito así comenzando el combate, jaimer sabia bien que ya no podía retractarse, debía dar cara al combate con valor, aun que este aun le temía a dañar a su padre, pero de igual forma quería ganar, demostrar que se estaba convirtiendo en un curtido guerrero. Geralt no espero, levanto su escudo, pero antes de cargar contra su hijo sintió una duda en su cuerpo, ¿Seria capaz de dañar a su hijo?, en vez de cargar preparando su espada para atinar un golpe, solo lo hizo con su escudo. Tenia ventaja su armadura era de cuero, logro esquivarla, tenia el momento perfecto para golpear y se detuvo, la duda lo había invadido nuevamente ¿atacarlo de esa manera?, no podía hacerlo.

Lilyan se mantenía expectante, aun que sabia que algo andaba mal, pues no era difícil ver que no se atacaron de verdad, en ese instante pensó, ¿Acaso los dos temen dañarse entre si?, ella se preocupaba por los dos pero quería que fuera un combate real para su hijo, alzo la voz y pronuncio una palabra en elfico, Leonard no la entienda y Jaimer era muy joven para entender tal palabra, pero de igual forma se dieron cuenta que deberían luchar en serio, hijo y padre sintieron la misma sensación de seguridad cuando se miraron a los ojos, en ese mismo instante comenzó una verdadera lucha, un buen combate para demostrar las habilidades de su hijo.

El combate duro mas de 10 minutos, lo cual para su edad fue bastante, al final logro tomar la victoria contra su padre, las placas aun que lo protegieron lo hicieron vulnerable contra la agilidad que este gano entrenando con su madre, se sentaron en el suelo los dos, su padre se sacaba las placas y se madre se acercaba a el para felicitarlo, el sentimiento que sentía en ese momento era increíble, logro derrotar a su padre, logro cumplir su meta con tal solo 16 años, por ello antes de que su madre tan solo pueda hablar, corre hacia ella y la abraza torpemente, ella igual corresponde el abrazo de su hijo, al igual Leonard ella sentía orgullo por la victoria de su hijo.

Pero la celebración seria efímera pues una noticia llegaría en ese momento, se escucho en el aire un graznido de un grifo el cual era montado por un viejo enano herido, Lilyan fue la primera al ver el enano en dirección a su hogar, Leonard siguió la mirada y se dio cuenta de algo terrible, el enano portaba el tabardo de "Anceloth", sabia en su interior que eso no eran buenas noticias.

El enano era Bhroam Mazatormenta, uno de los primeros miembros de "Anceloth" y hasta el momento no se había visto hace varios años desde que el grupo había dejado de luchar. Leonard se dirigió rápidamente donde aterrizara el grifo, solo se podía preguntar ¿Por que regreso Bhroam? ¿Por que esta usando el tabardo de Anceloth?, al ver la reacción de este Jaimer y Lilyan le siguieron, el enano ya había aterrizado pero cae de su montura gruñendo de dolor. Al acercarse Leonard el enano lo mira con una pena profunda, mas halla del dolor corporal se notaba que sentía un gran pesar en su corazón, extendió la mano con sangre, sus ojos con lagrimas, su barba algo sucia y dijo con una voz la cual esta apunto de quebrar en llanto.
- Anceloth...a caído...t-tu padre, tu padre logro distraerlos para que pueda escapar...lo siento, e-el...falleció en combate -
Luego de decir esto el enano queda inconsciente y el grifo se acurruca aun lado de el, todos quedaron consternados, no podían creerlo, no podía ser verdad, el legendario Geralt Matars había muerto, jaimer no lo podía creer, un sentimiento de ira y pena creció en el, no podía ser verdad, su abuelo no podía morir, observo al enano y sus ojos se comenzaron a llenar de lagrimas. Leonard se arrodillo en el suelo, no lo demostró en ese momento pero sintió un gran dolor por la perdida de su padre, al igual que Lilyan, ella perdió a un amigo. Sus padres quedaron en silencio ante lo dicho por el enano, Leonard tenia un rostro decaído y golpeado por la noticia, aun así tomo al enano y se dirigió a su casa para atenderlo, Lilyan lo siguió pues ella era mas diestra en medicina que el. Jaimer observo lo con sus ojos lagrimosos y salió con rapidez del lugar, mientras corría no pudo evitar el llanto, recordaba el ultimo día que estuvo con su abuelo.

Geralt, el ultimo día que estuvo con Jaimer la pasaron en una pequeña montaña en el bosque, los dos estaban sentados observando el atardecer, había llegado a ese lugar luego de un paseo entre el bosque, pues cada vez que el estaba de visita era común dar un paseo con el, Geralt le había preguntado si se sentía preparado para el combate de la próxima semana, a lo que este contesta "Nervioso mas que nada abuelo", Geralt con una voz tranquila le contesta "Eso es normal, lo que importa es que el día del combate te mantengas firme y atento", luego le dijo algo cuando comenzó a mirar el atardecer, el dijo "Cuando superes tus pruebas y tengas la edad de salir por una aventura, recuerda pasar por Pico Nidal, busca a Bjnak y dile que eres mi nieto, el te mandara a un lugar donde encontrar algo que se te será útil en el futuro" incrédulo, le pregunta a su abuelo "¿Que es abuelo?" y contesta con calma "Eso deberas descubrirlo tu mismo, ahora vamos a casa".

Jaimer jamas supo que era lo que escondía en ese lugar, pero eso no importaba mucho por ahora, pues el destino le tenia guardado algo muy especial para tal secreto.

Cuando llego a la meseta donde solía estar con su abuelo, solo rompió mas en llanto y se sentó en el tronco donde charlaban la mayoría de las veces, el chico sentía un gran dolor, ya no podría estar mas con su abuelo, no podría compartir mas tiempo con el y aprender con el, así se quedo hasta que sus padres le fueron a buscar hasta el atardecer, se quedaron junto a el hasta que los tres, lograron calmar sus almas por la perdida de Geralt. Así es como se forma un guerrero, con felicidad y dolor, solo los grandes guerreros logran superar las grandes tragedias y volver a ser feliz, solo los mas fuertes superan el dolor y pueden continuar, pero jaimer aun le faltaba mucho por superar pues esto solo es el comienzo de su aventura.

Continuara...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
jaimermatars

avatar

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 16/05/2016

MensajeTema: Re: Jaimer Matars: El último Matars   Mar Sep 20, 2016 7:49 pm

Capitulo 3
Primeras Aventuras

La muerte de su abuelo lo había cambiado, nadie le había enseñado tanto como el, valores que se quedarían grabados en el durante toda su vida. Pasaron los meses y Jaimer comenzó a forjar su destino con la sabiduría que le enseño su abuelo, el amaba demasiado a sus padres, la muerte de su abuelo solo hizo que sus lazos con ellos sean aun mas fuerte, aun que de vez en cuando se escapaba a los bosques y no regresaba hasta las tardes, siempre regresaba con rasguños o alguna cuantas hojas en su ropa, no era de extrañar para ellos, pues aun que su entrenamiento terminara el seguía haciendo los entrenamientos que le enseñaron, el los disfrutaba, un sentimiento de tranquilidad crecía en el cada vez que lo hacia.

El tiempo para el paso muy rápido, ya a la edad de 17 años era todo un adulto joven, las espadas de madera y muchos misterios para el quedaron atrás, el dolor por la perdida de su abuelo había sido olvidado hace mucho tiempo, pero su abuelo jamas desapareció, pues siempre le dejaba flores en la tumba de este, los consejos y lecciones de su familia lo formaron, un joven sensato y decidido, listo para afrontar al mundo y embarcarse en una aventura, la cual deseaba hace mucho tiempo, vivir con sus propios ojos lo que su abuelo logro hace tanto tiempo, por fin conocería el mundo como es, eso en cierta manera le causaba dentro de el un leve terror, pues el sabia lo que pensaban los demás de su "raza", pero aun así no le detendría eso, sabia que una aventura seria arriesgada en muchas maneras ¿por que retroceder por una?, no...jaimer seguiría adelante, su abuelo pudo hacer, el también lo haría.

Al partir de su hogar se volteo para ver una ultima vez a sus padres, los cuales se le quedaron mirando y deseando le un buen viaje, el cariño de sus padres lo alentó a seguir, pero de igual modo a regresar pronto para estar con ellos, era lo único que tenia en su vida, pues amigos o familiares aparte de sus padres no tenia, pero eso no causo que sea alguien tímido, su abuelo le ayudo bastante para que no lo sea. Jaimer solo se marcho con una ropa de tela y cuero, con grandes botas y guantes de cuero grueso, portaba una mandoble la cual le forjo su padre y un daga la cual le pertenecía a su madre, así fue como el enfrentaría el mundo.

Los primeros días fuero muy fáciles de superar, pues solo viajo por los verdes bosques del este de lordaeron, su travesía por los bosques no duro mucho, pues se toparía con la ciudad de Stratholme, al entrar a tal ciudad algunos de los habitantes no lo vieron con buenos ojos, algunos ni si quieran le aceptaron el oro que el traía consigo, eso le bajo bastante la moral al joven aventurero, pues era prácticamente la primera vez que salia de su hogar y podía ver el mundo, pero el mismo mundo parecía tenerle un rechazo por ser una mezcla entre dos razas
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Jaimer Matars: El último Matars   

Volver arriba Ir abajo
 
Jaimer Matars: El último Matars
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [Prólogo] El último entrenamiento.
» ADOLF HITLER, EL ÚLTIMO AVATARA
» El último lugar del mundo sin visitar {Libre}
» [Iscariote XIII]Aquí es donde comienza nuestra misión. Prepárense, porque podría ser nuestro último adiós.
» [Cerrada] Escuela el último Suspiro

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Vanguardia del Ocaso :: Utilidades Rol :: Historias-
Cambiar a: