¡Bienvenidos a La Vanguardia del Ocaso! Centro de reunión de diversos personajes dentro de Azeroth. ¡Toma asiento, sírvete un trago y cuéntanos tu historia!
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Drellear FlechaNocturna

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Aullatormenta



Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 07/04/2017

MensajeTema: Drellear FlechaNocturna   Vie Abr 07, 2017 4:33 pm

Parte I

La noche estaba tan oscura que todo parecía estar cubierta de un manto negro, no había estrellas por lo que intuía que las nubes eran el manto en realidad. La única luz en la proximidad se encontraba a 20 pasos, provenía de la fogata de los guardias.
Hace 2 semanas que me encuentro encarcelado a manos de mis enemigos, éramos una centena de combatientes de todo Azeroth, la única vez que un miembro de la Horda cuido la espalda a otro de la Alianza fue hace ya tantos años, en la última batalla contra la cruzada ardiente. Ahora lo hicimos por la Horda de Hierro.
Dejamos de combatir y nos rendimos cuando el Mariscal de la Alianza se aseguró que el Archimago Kadhgar y otros héroes lograron alejarse del frente. Nuestra misión estaba cumplida.
Estos orcos de hierro nos forzaron a revelar los planes de invasión a Draenor por medio de tortura y palizas. Ahora sólo soy el único que quedó de un grupo de 15 prisioneros, que nos desplazaron desde la Selva de Tanaan hacia otra ubicación.  Sólo me queda rezarle a mi Diosa y esperar una muerte rápida.
-Hoy será la noche que te quiebre pequeño elfo- le hablo un fornido orco que sujetaba un látigo en su descomunal brazo derecho, junto a el había otros dos. Uno de ellos se dispuso a abrir la celda y otro se acercó y levantó las cadenas y tiro de ellas.
El tirón de las cadenas sacudió todo mi cuerpo dolorido, las heridas que comenzaban a cerrarse, volvieron a abriese. Me llevaban hacia unos metros más adelante, me dejaron en el centro de dos troncos clavados en el suelo y ajustaron la cadena de cada uno de mis brazos a uno de estos.
-Eres el último que me queda de los que el Jefe de Guerra me entregó y esta noche me vas a decir todo lo que necesito- cada una de las palabras que salían de su boca iba acompañada de un latigazo.
-Porque aún sigues luchando?-

El dolor volvió a brotar de mi espalda, otra sesión de tortura comenzó. La pregunta del orco rebotaba en mi cabeza "porque sigo luchando".
-porque lo haces Drellear?- de quien era esa voz, sonaba muy familiar -por quienes lo hacemos?- la imagen del interrogador se hizo más legible, hacia tanto que no pensaba en ellos. Pero la respuesta vino como un zumo de energía .... Por la familia.

Mi infancia junto a mi familia se remonta a hace ya unos 120 años en lo que ahora llaman Vallefresno, vivimos en los bosques alejados de la mayoría de nuestro pueblo. Pero no incomunicados, realizamos viajes hacia Astranaar llevando las pieles y confecciones en tela que producimos en el hogar. Mi crianza se las debo a mis abuelos Ru'thak y Celia, ya que perdí a mis padres por distintos motivos. Mi padre fue asesinado y mi madre volvió con mis abuelos y luego se marchó pero no volví a saber de ella.
Mi abuelo me enseñó lo necesario para sobrevivir en el bosque y como vivir de lo que la naturaleza nos da, la profunda conexión que hay entre nuestro pueblo y el mundo natural, me instruyó en el manejo del arco como una herramienta para atacar a larga distancia y usarlo a corta para defensa. Mi abuela Celia en cambio me inculco la reverencia a nuestra diosa Elune, había sido mucho tiempo atrás una sacerdotisa de Elune. Mís deberes eran salir de caza y meditar a la diosa, a veces miraba a mi abuela con el uso del telar y aprendí un poco. Todos esos años que recuerdo ya sea entrenando o tirados los tres en la noche mirando las estrellas son mi mayor tesoro.


Última edición por Aullatormenta el Vie Abr 07, 2017 5:39 pm, editado 1 vez (Razón : Gracias por las criticas contructivas)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aullatormenta



Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 07/04/2017

MensajeTema: Re: Drellear FlechaNocturna   Mar Abr 11, 2017 4:12 pm

Parte II

-Porque estas sonriendo maldito elfo, no soy lo suficiente duro contigo? - La furia salia del interior del azotador.

Volví a entrar en la realidad de la situación donde me encontraba, trate de ponerme erigido, pero mis piernas me traicionaban, solo estaba sostenido por mis brazos atados a los palos. Suspire cansado completamente, cuando siento una mano que me ahorca y me eleva unos centímetros del suelo, me encontraba tan débil o la fortaleza de mi oponente era algo a tener en cuenta. -Que es tan importante para que te sigas resistiendo a mi? - Me pregunto con mezcla de deseo de saber y furia de frustración. -Señor Ruhk, disculpe el jefe de guerra le manda a informar del progreso- El orco que hablo al interrogador se dio cuenta del tono a orden que le dirijo a su superior y se retiro con un saludo militar.-Tu y yo no hemos terminado- Ruhk se alejo y dejo a Drellear colgado, sumergido en el cansancio o pensamientos.

Le prometí a Ru'thak que aguantaría lo que el mundo me lance encima. Aprendí a no doblegarme hace muchos años atrás, en el que mi mundo solo era la cazar y correr por los verdes bosques nocturnos de Vallefresno. La vida nos marca y a mi lo hizo hace ochenta lunas atrás. Me encontraba con mi abuela dentro de nuestro hogar junto a una fogata, ella tejía una toga para un mercader que se lo había solicitado y yo leía las escrituras de Elune. Escucho que alguien se acerca rápidamente, cuando me levanto de la banqueta entra por la puerta la figura de mi abuelo. -Arriba, dense prisa, se acercan unos sátiros por el norte, agarren lo necesario y huyan- Ru'thak hablo en tono firme y pausado, luego entro y abrazo a Celia su bella esposa, algo le dijo al oído, fue caminando hasta la biblioteca y le coloco un pergamino en sus ropas, luego se besaron tiernamente por un instante. -Ven aquí muchacho- me acerque a su llamado - eres un adulto, confió en que cuidaras de tu abuela, no olvides tus fortalezas y rezarle a la diosa. Me abrazo y salio corriendo por la puerta. A los 5 minutos, abandonamos nuestro hogar, mire para atrás buscando algún rastro de mi abuelo, pero nada, solo se escuchaban ruidos de un combate lejano. A correr unas horas llegamos a Astranaar, Celia le informo a una centinela lo ocurrido y nos indico que nos dirijámonos hacia un refugio en el centro de la ciudad. Con la consternación de conocer que había sucedido, el tiempo me pareció infinito, sólo me dediqué a estar sentado, alimentarme y rezar junto a la abuela. Un algún momento apareció una centinela y le pidió a Celia alejarse a conversar, a los pocos minutos volvió y me pidió que salgamos a tomar aire, la seguí como una marioneta, llegamos a unas piedras que se abrazaban con el lago que rodeaba la ciudad y me dio la noticia que le habían dado a ella. - Toma hijo esto perteneció a tu abuelo- depósito en mi mano un anillo con la forma de una cabeza de Halcón- me pidió que tu lo lleves cuando el se vaya con Elune- la mire a los ojos, ambos estaban cubiertos de una corteza vidriosa, no aguante y la abrace, ahí junto a la noche y bosque lloramos los dos la pérdida de un gran elfo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Drellear FlechaNocturna
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Vanguardia del Ocaso :: Utilidades Rol :: Historias-
Cambiar a: